miércoles, 19 de diciembre de 2007

Sentimientos especiales en días especiales

Hoy he inaugurado oficialmente mi periodo vacacional (en lo que se refiere ir a la universidad, porque trabajar...) y hemos tenido una pequeña comida de empresa entre amigos en el Mamma mía. Y mamma mía que precios tienen los italianini estos... como para ir todos los días.

Llegan ahora unos días en los que afloran sentimientos especiales. No me afectan demasiado las pérdidas de aquéllos que ya no están: intento superar esas cosas, porque la vida es como es y pasar media de ella lamentándote por los que se fueron me parece una pérdida de tiempo. No digo que los haya olvidado, pero sí que intento que no me afecte.

A los que sí recuerdo especialmente es a esas personas que estuvieron en mi vida y que, por diferentes motivos, ya no están. Y no porque se hayan ido al cielo, como dice mi sobrinilla, sino porque sencillamente han decidido abandonar tu vida. Obviamente no puedo pretender que todo el mundo llegue para quedarse, pero hay casos especiales en los que una persona promete tantas cosas y 'parece' otras tantas que deja un gran vacío cuando se va.

También intento que no me afecte, pero es realmente imposible. ¿Alguna vez algún amigo o amiga ha desaparecido de vuestra vida y no habéis vuelto a saber de él? Lo más curioso es que hay veces en las que esos 'amigos' se acuerdan de ti porque son días para sentir especialmente las cosas. Y yo me pregunto, ¿no deberíamos sentir igual en navidad que en semana santa o que en vacaciones de verano? Parece ser que no es así, y eso me duele mucho.

El dilema es... ¿respondes? Mejor no, aunque te mueras por hacerlo y saber de esa persona, porque si no se puede tener una relación normal, ¿para qué seguir prolongando la farsa? Aunque muchos digan que la gente olvidará lo que dijiste y lo que hiciste, pero nunca cómo los hiciste sentir, es falso, y está más que comprobado, por muchas excusas que puedan poner. Triste pero cierto. ¿Y sabéis qué es lo peor? Que esa persona sabe que lo ha hecho mal, que yo lo estoy haciendo mal y que todo lo que se hace que tenga que ver con ambas sale mal. Será el destino, en el que no creo.

Os dejo con el final de la película 'Onegin' (1997), favorita de Rocío, y gracias a la cuál pude descubrir esta escena. Lo mismo cuando la veáis entendéis el sentimiento al que me refiero: sabes que lo estás haciendo mal, sabes que no es lo que quieres, sabes que te duele y te dolerá lo que estás haciendo, pero aún así, lo haces. Qué gran error.



PD: no os preocupéis si no habéis entendido esta entrada. Es normal.

Que no hayas existido,
que no existas,
que no hayas de existir jamás,
nada importa;
nunca sabré perderte.

2 comentarios:

rocío brontë dijo...

Qué entrada más bonita...

Muchas gracias por acordarte de mí en la entrada y poner este vídeo tan precioso... es mi película favorita de todos los tiempos, y por muchas razones. Y mira que tengo y he visto películas en mi vida... pero es por lo que significa, y en especial, esa escena.

Yo también echo mucho de menos a mucha gente, pero no sólo durante esta época del año, sino todos los días de mi vida.

Besos.

Rocío Brontë

Loli dijo...

Muy bonito y emotivo mike!! Yo también siento lo que tú pero no sé expresarlo en escritura de una forma tan bonita...La gente es lo que tiene, a algunos no se les entiende nada, por no decir otra cosa, pero estoy segura de que ya llegará el día de conocer a esas personas "entendibles" jeje. Está muy bien el blog, muy buena la entrada de cuestión de sexo jaja. A ver la gente si se libera más y se deja de tabúes, coñi. Un beso y feliz navidad!
(Te escribo aunque esté hablando ahora mismo contigo por msn jeje)