jueves, 24 de enero de 2008

Google Earth

Uno de mis sueños desde que era un renacuajo ha sido volar: subir alto y contemplar la curvatura de la tierra desde las alturas. He intentado, sin mucho éxito, conseguir un vuelo en un caza del ejército, que sé de buena fe que de vez en cuando permiten a civiles hacerlo (creo que no me gustaría nada más en el mundo). Rocío, si tu puedes ayudar en esto... ni te imaginas cómo te lo recompensaría :)

Mientras tanto, la mejor forma de sobrevolar nuestro planeta, con menos riesgos y gratis, es usar Google Earth, una aplicación fascinante y gratuita de Google que, una vez instalada en nuestro sistema, nos permite visitar cada rincón de la Tierra a través de capturas en alta resolución. Ayer mientras estaba en la Uni, varias personas me vieron usarlo, incluído profesores, y se quedaron impresionados de la calidad y de la potencia de este programa.


Pero, ¿cómo funciona Google Earth? Gracias a la gran cantidad de satélites que rodean a la tierra, Google ha conseguido implementar un sistema para recoger las imágenes capturadas por estos satélites y organizarlas de forma fidedigna para representar una 'tierra virtual' a través de fotografías. Cuando Google Earth arranca, se conecta con los servidores centrales de Google y va descargando las imágenes que al usuario le hagan falta (cuanto mejor sea vuestra linea de internet, mejor irá el programa, pero no os preocupéis que va muy rápido casi con cualquier conexión).

Con el navegador del programa podemos desplazarnos o 'sobrevolar' la tierra, buscar ciudades, hacer zoom sobre un área en concreto, e incluso medir distancias (que lo hace de forma impresionantemente correcta). Podemos organizar rutas y dejarnos llevar por un recorrido desde el aire, podemos ver fotos de cada lugar (y subirlas para compartirlas!), conocer información a través de links a artículos de wikipedia, incluir capas de meteorología (como nubes) y un sin fin de información como carreteras, calles, y todo tipo de locales, entre cientos de posibilidades adicionales. Maravilloso.

Muchos pueden estar pensando que Google Earth es un simple atlas electrónico, y siento decepcionar a esa gente: Google Earth no es un mapa de carreteras; Google Earth es un poderosísimo programa que ha dejado a las ediciones impresas de mapas y atlas casi inservibles. Poder visitar cualquier lugar del mundo en un segundo, acompañado de fotos reales, información y links no tiene precio. ¿Alquien se imaginaba que un satélite podría recoger imágenes de una ciudad a esta resolución?


Lamentablemente, no todas las zonas de la tierra gozan de este nivel de detalle aún, pero Google ha prometido que en muy poco tiempo va a digitalizar de forma mucho más precisa toda la superficie del planeta para tener niveles de detalle nunca vistos: ver la matrícula de nuestro coche desde el espacio no va a ser tarea imposible.

En las últimas ediciones del programa se ha incorporado también la posibilidad no sólo de observar la tierra, sino también lo que hay fuera de ella, es decir, el universo: la recopilación más sobrecogedora, numerosa e interesante jamás llevada a cabo de imágenes del universo cercano y lejano. Un auténtico y precioso atlas del cielo que no puede dejar indiferente a nadie: millones de estrellas, nebulosas, planetas, constelaciones, galaxias... yo aún no concibo muy bien cómo se puede hacer esto.


Para los que os guste la tierra o el espacio, para los que disfrutéis conociendo lugares nuevos o visitando aquéllos legendarios (pasear por la 5ª avendida de New York entre los edificios en 3D no tiene parangón) o simplemente para los que queráis echar un vistazo a lo que es capaz de lograr un software de 13mb, os invito a que instaléis Google Earth desde la web del programa y descubráis la belleza del planeta en el que vivimos.

Feliz viaje! Mike.

2 comentarios:

Rocío Brontë dijo...

Dicho y hecho: ahora mismo hablo con el capitán ;)

A mí de siempre me ha gustado el Google Earth. De todos modos, es que todo lo que ofrece Google es como un gran oráculo.

¿Hay algo que Google no pueda solucionar?

Muchos besos, primor.

Mike Adán dijo...

Hay cosas que aún no soluciona... tengamos fe jejej.

Dile al capitán que el jamón no iba a tener igual :P

Mike