viernes, 23 de mayo de 2008

Los nuevos diez mandamientos

No sé vosotros, pero yo, como ya he comentado más de una vez por aquí, uso a menudo películas y series en versión original, ya sea porque aquí llegarán 3 años después o porque los doblajes que hacen son para arrancarse los pelos uno a uno (léase Prison Break, Perdidos, etc...). Y muchas veces, como es natural, se hacen precisos unos buenos subtítulos que acompañen al video y que faciliten entender los diálogos.

Pues bien, hace un par de días, la SGAE y el resto de 'asociados' de la misma calaña consiguieron cerrar la web Wikisubtitles, que se dedicaba a ofrecer de forma altruista subtítulos de películas y series, que en muchos casos ni siquiera las compañías distribuidoras incluyen en los DVDs después de gastarte 30€.

El webmaster de la web recibía en un email la siguiente notificación del presidente de la Asociación Antipiratería (extracto sólo):

La modificación de una obra audiovisual es una facultad reservada al titular de los derechos (...) y modificar la naturaleza de la obra supone un delito civil.


Muy bien, esto quiere decir que cualquier obra con derecho de autor no puede ser usada ni modificada por el usuario que la ha comprado. No sé si llorar o reir ante semejante gilipollez. Y es que los mandamientos han cambiado. Sí, eso de no matarás, no robarás... buag... eso ya pasó de moda. Ahora se nos pretende engañar de otra forma, según las Asociaciones de Autores españolas claro. Con ustedes, señoras y señores, los nuevos diez mandamientos según la SGAE y compañía:

1. No copiarás a mano partituras de obras musicales para que un amigo las toque en la guitarra.


2. No tomarás apuntes de esculturas ni compartirás el resultado de esos apuntes con otros amigos hippies que tengas.


3. No cantarás en las gradas canciones propias sobre músicas ajenas. "Halá, Halá Madrid" puede ser letra tuya, pero la música no lo es.


4. No leerás por teléfono las letras del último CD que te compraste. Si tu amigo está interesado, que se compre otro. Vigilamos tus llamadas.


5. No le leerás libros con copyright a los ciegos.


6. Mucho menos le explicarás —mediante señas— los parlamentos de House a un sordo. Las señas son una modificación de las obras.


7. No harás caricaturas de personajes de obras audiovisuales sin el consentimiento de todos los dibujados.


8. No tendrás malformaciones genéticas que te hagan parecer a personajes populares con copyright. Escoge: cirugía estética o cárcel.


9. No utilizarás el carnaval (ni cualquier otra excusa emparentada con la felicidad) para disfrazarte de cosas a los que no tienes derecho.


10. Y por supuesto, no podrás transcribir lo que dicen por la tele los actores para que otros puedan entenderlo en su idioma materno. Tu solidaridad colectiva es nuestra ruina particular.


Si cometes alguno de estos ilícitos, te perseguiremos hasta que te arrodilles, hasta que pidas perdón y aceptes vivir en un mundo de mierda, lleno de gente con corbata que escribe frases como la del anterior email. (adaptación de ElPaís.com)

Ya sabéis, como os vea leyendo la letra de alguna canción o vestidos de carnaval (da igual de qué), os denuncio y váis todos primero a juicio y después a prisión. Ahora entiendo la frase de Albert Einstein:

Sólo conozco dos cosas infinitas en esta vida: el universo y la estupidez humana, aunque de la primera no estoy muy seguro.


Un saludo! Mike.

1 comentario:

Rocío Brontë dijo...

¿Sabes lo que decía mi abuelo, Mike?

Que España es el país más rico del mundo, porque todo el mundo roba y nunca se empobrece ni se arruina ni se vuelve tercermundista.

Lo digo por los de la SGAE. Ladrones.

Besos.