jueves, 22 de mayo de 2008

Cosas de la tele

Debo ser una de las personas que menos ven la televisión en España y en el mundo. Si quitamos los partidos del Madrid y las noticias que se escuchan mientras comes, la tele para mi no existe. Entre las muchas causas porque no tengo tiempo y porque tampoco hay grandes cosas que merezcan la pena ver. Eso sí, películas en DVD o en HD, todas las que puedo.

La cosa es que llevo escuchando ya varios días el tema de los desastres naturales de China (terremoto) y Myanmar (ciclón), ambos con muchas decenas de miles de muertos. Por supuesto, esos muertos no son ninguno miembros del gobierno, o de sus más allegados familiares. No. Son la gente más pobre que no tiene grandes palacios en los que vivir o caviar y champagne que disfrutar en cada comida. Si nos detenemos en analizar la situación de ambos países y de sus gobiernos lo comprendemos todo: en Birmania están 'dirigidos (en el peor sentido de la palabra) por una junta dictatorial y militar que está acabando con el país y con sus ciudadanos, y en China... bueno... ya lo conocemos todos cómo están, para qué pararnos más.

Pero lo que ya me ha llenado de indignación, de vergüenza ajena y de pena y tristeza es que en Birmania, la ropa, la comida, las medicinas y los artículos de primera necesidad que están enviando las Naciones Unidas y organizaciones humanitarias se esté vendiendo en la calle, con los mismos sellos de la ONU y de Cruz Roja, a aquéllos que se han quedado sin nada (NADA), que no tienen ni casa, ni comida ni un maldito céntimo con el que comprar una galleta. El otro día salía una madre hablando de su hijo que había salvado: me da más lástima éste que los otros dos que he perdido. Ellos tuvieron una muerte rápida; este morirá de hambre.

No se puede caer más bajo ni ser más hijo de puta. Lo de que no dejen entrar a misiones humanitarias (la cosa tiene guasa también) no tiene nada que ver con semejante bochornosa actuación. Y no sigo que me caliento.

Menos mal que en las noticias no siempre se ven cosas desagradables (me gustaría que alguna cadena lanzara un telediario con las cosas buenas que pasan, que también las hay, por mucho que se empeñen en esconderlas). Hace un par de días podía ver cómo el maestro ajedrecista Kasparov era atacado en plena conferencia por un objeto volador sí identificado. Espero que os guste tanto como a mi (Dios qué risa!!).



Un saludo! Mike.

3 comentarios:

Eva Fernández Berrios dijo...

Bueno, Internet ofrece algo al respecto :) Las noticias alegres vienen en La Gaceta Bonita:
http://lagacetabonita.blogspot.com/
... y lo más terrible está en la Gaceta Fea:
http://lagacetafea.blogspot.com/

Rocío Brontë dijo...

Cómo está el mundo, señores, cómo está el mundo...

Y más que seguirá estando.

Besos.

Mike Adán dijo...

Mmm no conocía esos blogs Eva, gracias!