domingo, 3 de febrero de 2008

Volando voy, volando vengo

Mike es una persona que tiene mucho vértigo, pero no le da miedo volar. Me explico, soy incapaz de subirme a una escalera alta o asomarme a un balcón sin barandilla (el pánico me inmoviliza), pero sin embargo, me encanta montarme en cualquier aparato y observar la tierra desde las alturas: intento fingir que no es totalmente absurdo que un objeto de 80 metros de longitud, 400 toneladas de peso y 300 perosnas a bordo se mantenga durante varias horas en el aire a 10,000 metros de altura.

Y cuando digo 'cualquier aparato' no es coña. ¿Os habéis parado a pensar que cuando os montáis en un avión vuestra vida depende de dos pilotos y/o una tripulación que no conocéis? Hace poco un diario nacional desvelaba un foro de internet en el que los pilotos y las azafatas de todo el mundo se dedican a comentar las incidencias, anécdotas, y sobre todo, chismorreos que suceden abordo. Por lo visto, y según cuentan, el Príncipe Guillermo o Natalie Imbruglia, por poner dos ejemplos, no salen muy bien parados debido a sus 'hazañas' en el aire.

Pero lo peor no es eso. En el foro también cuentan las barbaridades que los pilotos hacen mientras se encuentran en el aire, con cientos de personas en el avión: desde un piloto americano que tuvieron que atar en plena travesía atlántica porque le dio un ataque de nervios y no paraba de gritar que era Jesucristo y que iba a hacer un milagro, a aquél que tuvieron que bajarlo de la cabina porque llevaba en sangre más alcohol que glóbulos rojos. Lamentable.

Desde luego no todos los accidentes son culpa de la tripulación. Los aviones lamentablemente fallan a veces, son máquinas, y eso es inevitable. Lo de los aeropuertos y que 1 maleta de cada 8 se pierda es otra historia, de la que algún otro día hablaremos. Pero claro, si te encuentras en internet un video como el siguiente, en el que una azafata francesa se dedica a hacerle un strip tease en la cabina a los pilotos mientras sobrevuelan el mediterráneo, realmente te replanteas si merece la pena poner tu vida en manos de semejantes sinvergüenzas:



En fin, espero que a ninguno de nosotros nos pasen estas cosas que se escuchan en internet o televisión. Dicen que el avión es el medio de transporte más seguro (muertos divididos entre usuarios), pero por si acaso, vamos a comportarnos, a usar buenos aparatos y a hacer las menos tonterías posibles.

Un saludo! Mike.

3 comentarios:

Rocío Brontë dijo...

¡Qué vergüenza, qué vergüenza!

Espero que la tiparraca esa no trabaje más... de azafata, se entiende, porque de otras cosas se ve que tiene talento, y le sobra.

A mí volar en un avión me da respeto, que no miedo.

Pero con lo desgraciada que soy, seguro que otra vez que coja un avión nos vamos todos a tomar viento, nunca mejor dicho.

Besos domingueros

Alberto dijo...

Joder con las azafatas, más bien parece una peli porno...luego dicen que las turbulencias son por causas ajenas.
Bueno, supongo que no todas serán así, por lo menos yo no he visto ninguna.

Un saludo

Mike Adán dijo...

{Espero que la tiparraca esa no trabaje más... de azafata, se entiende, porque de otras cosas se ve que tiene talento, y le sobra.}

Jajajaja, mu bueno Roci. Y no seas cenizo que no te va a pasar nada ni a ti ni a nadie de los que conoces, leche!

Alberto, no nos engañes... que coges aviones cada 2x3... por algo será. Como se entere de esto Amaranta no sé yo que va a pasar.

Ahora que lo pienso... las turbulencias que menciona Alberto... se le podrían dar unos usos muy buenos....